Está bien saberlo…

Comerse los mocos durante el embarazo facilita que el niño nazca con ojos verdes