Indignación al salir a la luz que Urdangarín se sacó una licenciatura y máster de 5 años en solo 2

Parece que el sino de Iñaki Urdangarin es estar siempre el centro de la polémica. Después de muchos años en el ojo del huracán por el Caso Noós, ahora el marido de la infanta Elena, ya muy cerca de entrar en prisión, vuelve a ser noticia… y una vez más, por nada bueno.

Y es que a Urdangarin se le acusa ahora de haber hecho algo muy parecido a lo del caso Cristina Cifuentes, que recientemente ha dimitido como presidenta de Madrid tras salir a la luz que había obtenido un máster falso.

Ahora se ha sabido que Urdangarin habría conseguido un máster universitario sin haberlo cursado: según un informe publicado por el periodista experto en Economía Albert Martín, al marido de la infanta le habrían regalado la licenciatura y el master en ESADE.

Lo más curioso es que convalidar cursos en ESADE está considerado casi imposible… pero el marido de Cristina de Borbón lo hizo entre 1999 y 2001, cuando todavía era balonmanista del FC Barcelona, y gracias a ello obtuvo una licenciatura y una máster en administración de empresas en dos años frente a los cinco que necesitaron sus compañeros.

El diario Ara ha relatado el periplo de Urdangarín en ESAD: “Hizo la carrera en dos años; empezó más tarde que nosotros y acabó antes: el balonmano debía de convalidar”, contó con sorna un exalumno desde el anonimato.

Aunque la universidad no facilita datos de estudiantes, amparándose en la ley de protección de datos, fuentes revelan que el comité de convalidaciones de la Universidad Ramon Llull, de la cual forma parte ESADE, le convalidó todas las asignaturas del diplomado empresarial de tres años que obtuvo en la Universidad de Barcelona.

Lo curioso es que no existe precedente de otro estudiante que consiguiera convalidar tres cursos enteros de una diplomatura de la UB… principalmente porque la universidad aplica criterios académicos de máximo rigor para las convalidaciones.

“No convalidamos asignaturas de ninguna universidad, no le convalidaríamos nada, tendría que empezar de cero”, aseguran actualmente desde el centro académico.

La convalidación de los cursos de Urdangarin fue aprobada durante el rectorado de Miquel Gassiot en la Ramon Llull. El encargado de las convalidaciones, Josep Gallifa, asegura que “nunca el presidente ni ningún miembro de la comisión recibió ningún tipo de presión”. Pero esto contrasta con los recuerdos de los estudiantes de Esade en aquella época.

Por todo esto, el paso de Urdangarín por la universidad recuerda al de Cristina Cifuentes por la Rey Juan Carlos. “Nos tocaba una clase magistral con el profesor titular y no venía; venían sus suplentes porque el titular estaba siempre con el Urdangarín”, recordó un exalumno.

“Nunca coincidíamos con él ni en clase, ni en ningún acontecimiento de ningún tipo”, contó otro. “Nunca, nunca lo vi en un examen”, remató un tercero.

Aunque Urdangarín gozaba de un programa especial y flexible acorde a sus necesidades, esto no explicaría por qué disfrutó los mismos beneficios durante su último año en la universidad, cuando ya no era balonmanista del FC Barcelona.

Los alumnos solo le recuerdan en el acto de graduación, para el cual hubo limitación en la cantidad de invitados y restricciones de fotos para velar por la seguridad del miembro de la Casa Real.

“¿Por qué se gradúa, si no viene a clase?”, preguntó entonces un estudiante del máster.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.